"Te deseamos lo mejor en tu camino y en todo lo que decidas emprender. ¡Gracias, Oribe Peralta!", escribieron desde las redes sociales de Chivas de Guadalajara para despedir al delantero de 37 años. El club rojiblanco no quiso extender el vínculo con el jugador después de 2,5 años de su contratación.

+ TODOS LOS MOVIMIENTOS RUMBO AL CLAUSURA +

La salida de Oribe ha estado marcada por la polémica: además de su pasado americanista -que la afición nunca perdonó a la institución-, el rendimiento del 'Cepillo' ha quedado a deber en su etapa con el Rebaño. Desde el año 2019 apenas disputó un total de 37 partidos y solo anotó dos tantos.

 

Y como no hay mejor evidencia que la frialdad y precisión de los resultados que arrojan las cifras: cada gol de Oribe Peralta le costó a Chivas un total de 6.25 millones de dólares, es decir, unos 132.5 millones de pesos por cada celebración del artillero de 37 años. Uno de estos fue de penal, mientras que el otro en la desaparecida Copa MX.

Oribe tenía el sueldo más elevado de todo el plantel rojiblanco: a la semana se embolsaba unos 549 mil pesos, cantidades desorbitadas que no iban de la mano con su desempeño sobre el campo. Las compraciones resultan odiosas, pero en este sentido no hacen más que clarificar -o condenar- alguna cuestión en particular: Alexis Vega percibe a la semana "apenas" 150 mil pesos.

Esta ha sido una de las principales razones por la que Chivas decidió no extender el vínvulo con el 'Hermoso'. Sin embargo, le ofreció un lugar en el cuerpo técnico o como entrenador de las fuerzas básicas, algo que Peralta no aceptó al entender que su carrera como jugador aún no ha llegado a su final.