Desde la salida de Víctor Manuel Vucetich en Chivas no han tenido un respiro. El equipo se encuentra en su lucha particular por acceder a uno de los puestos que dan boleto directo a la Liguilla en un Apertura con muchos altibajos a nivel de juego, de ahí a que parte de la afición no esté del todo enganchada con los rojiblancos.

A raíz de este "desapego", desde la organización del Rebaño decidieron modificar la llegada del plantel al Estadio Akron cuando toque fungir como locales. La primera prueba se dio el pasado fin de semana en el marco de la jornada 13 de la Liga MX en un duelo que terminó con victoria de Chivas sobre el Toluca.

 

En los minutos previos a ese compromiso, en lugar de ingresar el autobús que transporta a la plantilla por el túnel en el que habitualmente lo hace, y desde donde hay un acceso directo a los vestuarios, ante los Diablos Rojos se modificó la ruta e ingresó por una de las entradas de los fanáticos.

Ya en el interior de esta zona, se dispuso una valla de contención, y tras esta, unos 200 aficionados esperaron la entrada de los protagonistas para pedirles fotos y autógrafos antes del ingreso al interior del recinto. De allí los jugadores pusieron rumbo a unas escaleras por las que pudieron acceder a los vestidores.

Esta es una nueva estrategia que han hecho desde la zona noble del club para que los jugadores tengan mayor cercanía y contacto con sus seguidores. Sin embargo, esta primera prueba no fue aprobada con nota alta y se dio más bien una tibia recepción al equipo, que se espera vaya en aumento conforme a los resultados positivos acompañen en lo que resta de torneo.