Ángel Reyna, ex mediocampista de las Chivas de Guadalajara y tristemente conocido como el "pleititos" durante su lamentable paso por el redil, puede engrosar cualquier lista de futbolistas que sencillamente le dieron una patada a la gloria o como en el Rebaño Sagrado, que fue considerado entre los peores refuerzos en la historia de la centenaria institución tapatía y en el caso de este seriado, una de las vergüenzas rojiblancas, quien en su momento parecía destinado a brillar a donde fuese, pero los constantes conflictos en los que incurrió le cerraron tantas puertas que acabaron por completo con su carrera, aunque aún no confirma su retiro.

El talentoso centrocampista, que formó parte del Club Deportivo Guadalajara entre 2014 y 2016 en una muy breve pasantía, surgió de la cantera del eterno rival: club América. Nació el 19 de septiembre de 1984 en la capital de la república y aunque no despuntó de inmediato al debutar con 20 años de edad en la Primera División, el 10 de octubre de 2004 en la caída 4-1 ante Necaxa, fue traspasado el 27 de mayo del año siguiente a San Luis para el Apertura 2005. Luego pasó por los Rayos y volvió a las Águilas en 2008, con los que tuvo una maravillosa segunda etapa.

El último título de goleo mexicano en solitario

Han pasado ya casi 10 años, pero su mayor gesta se mantiene vigente dentro de la Liga MX al conquistar en 2011 el título de goleo con América, esa fue la última ocasión en que un mexicano lideró en solitario el departamento de goles en un semestre, aunque Alan Pulido (Chivas) lo consiguió en el Apertura 2019, igualado con el argentino Mauro Quiroga (Necaxa). Ahora, con 36 años de edad, Reyna tiene una decisión por tomar y que aún no define: su retiro del futbol profesional, pese a que como confesó en una entrevista con El País, se formó en el balompié callejero, tras revelar que "de ahí se aprende todo. Es mi mejor cancha, ahí aprendes a sacar ventaja de una manera sana y a aguantar todo".

Su polémica salida del América y el gol con Monterrey que lo marcó

Reyna despuntó en su segunda etapa con el América en 2008, con 24 años. Le colocaban en cualquier zona ofensiva del campo y cumplía con calificación notable. Jugaba con desparpajo y su afición le veía como uno de los suyos. Al "Vasco" Javier Aguirre le interesó ese mediapunta en los meses previos a la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, pero no alcanzó a ir con la selección mexicana. Entonces, salió del Nido de Coapa envuelto en polémica por ser excesivamente crítico con sus compañeros, por ejemplo, tras perder un Clásico Nacional ante las Chivas, aseguró que "la culpa no fue de (el portero Armando) Navarrete, sino de la defensa de plástico y del capitán de agua que tenemos". Así llegó a Monterrey y rompió con todo sentimiento americanista cuando le anotó a su ex equipo y su festejó como lo hacía Cuauhtémoc Blanco en su época, lo que fue considerado una traición y la afición no lo perdonó, mucho menos luego que de su paso por Pachuca y Veracruz, llegó al eterno rival: las Chivas de Guadalajara, donde le apodaron "pleititos", por ese especial gusto a generar conflicto.

Los conflictos más recordados de Reyna

Ángel Reyna se enemistó con su entrenador entonces en Rayados de Monterrey y actual timonel de las Chivas, Víctor Manuel Vucetich, por lo que en un acto de rebeldía llegaba todos los días tarde al entrenamiento de los regiomontanos. En Pachuca, por su parte, exigió ser el futbolista mejor pagado, mientras que en Veracruz se encaró con su entonces compañero Christian Llama durante la pretemporada.

El volante tuvo rencillas hasta con el entonces técnico de la selección de México, José Manuel "Chepo" De la Torre, durante las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014, por lo que terminó muy frágil esa relación y cuando coincidieron en las Chivas al año siguiente, Reyna no quería estar en la plantilla e incluso pidió su salida. La convivencia entre ambos llevó al jugador a entrenar con el equipo de Chivas San Rafael en la Tercera División.

Llegó el 29 de mayo de 2014 al redil, tras oficializarse su traspaso por unos seis millones de dólares, proveniente de Veracruz. Luego de su petición de salir por el conflicto con el "Chepo" de la Torre, no fue registrado para el Clausura 2016 y paso al Chivas San Rafael antes de marcharse del Rebaño Sagrado por la puerta trasera, para llegar a Celeya en medio de rumores que lo llevaban -según- al futbol chino, sin duda, todo un cuento. Entre 2009 y 2019, el centrocampista acumuló 76 tarjetas amarillas y seis rojas. Tiene más amonestaciones que goles (64) durante ese periodo en Liga MX, hasta quedarse ese año sin equipo por la desafiliación del Veracruz. Luego se especuló también que llegaría a Xalapa, pero nunca se dio la contratación que se transaba entonces en 150 mil pesos mensuales, mucho menos de los 27 millones que en algún momento llegó a ganar en su explosiva carrera.