Es una realidad que la Selección Mexicana ha realizado un papel extraordinario a lo largo del torneo masculino de futbol de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sin embargo, el destino lo cruzó con Brasil en las Semifinales y el equipo nacional cayó en la definición por penales. Esto lo ha quitado de la carrera por la medalla de Oro, lo cual era el gran sueño de los jugadores y del país, pero todavía hay opciones de subirse al podio y quedar en la historia.

A pesar de que el Tri deberá pelear por el Bronce ante Japón y puede cerrar de manera exitosa este campeonato, los futbolistas no han escondido todo su desconsuelo por estar tan cerca de alcanzar la final y no poder lograrlo. Uno de los que más desilusionado se mostró fue Alexis Vega, elemento del Deportivo Guadalajara, quien ha sido el mejor de México en la mayoría de los partidos y hasta ha levantado interés de equipos europeos por su extraordinario accionar dentro del campo de juego.

 

El Gru vivió ayer uno de los capítulos más tristes de su carrera futbolística, ya que era uno de los que más deseaba obtener el título olímpico con el Tri. El 10 ha tenido un nivel estelar en el torneo, pero fue reemplazado por Jaime Lozano al minuto 90 y no jugó en la prórroga frente a la Verdeamarela. De esta manera, no pudo ayudar al equipo a dar el último paso y tuvo que ver desde afuera como su sueño de colgarse el Oro se derrumbaba. 

Luego de perder en los penales y que los brasileños celebren alocadamente, Alexis Vega no hizo más que sentarse en una hielera al costado del campo de juego y permanecer en solitario, mientras soltaba algunas lágrimas. Mirando a la nada y seguramente imaginando situaciones en las que él era el héroe de México en la Final, el jugador de Chivas se quedó durante más de 30 minutos allí en silencio y descargándose. Por supuesto, algunos periodistas fotografiaron el momento.

Tristeza, enfado, desconsuelo, desilusión, dolor, melancolía, abatimiento. Todo eso y mucho más sentía el crack de Alexis mientras procesaba en su cabeza esta dura derrota. Ahora, le tocará volver a brillar para llevar a México a la medalla de Bronce ante los locales y seguir impresionando a los visores de clubes europeos que se encuentran mirando el campeonato. ¡Vamos, Vega, habrá revancha!