Con las negociaciones de las Chivas de Guadalajara por Erick Aguirre, los Tuzos de Pachuca pretenden integrar a su plantel a Alejandro Mayorga y Fernando Beltrán, lo cual podría ser un error para el conjunto rojiblanco como cuando vendió de manera definitiva a Víctor Guzmán para contratar a Rodolfo Pizarro y más tarde tuvo que pagar por lo servicios del “Pocho”.

La directiva del Rebaño Sagrado busca que se cierre el fichaje de Aguirre, el joven lateral de 24 años que también es el capitán de la Selección Mexicana Sub-23 que participará en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero los Tuzos desean llevarse a Mayorga y al “Nene”, uno de los jugadores canteranos con mayor proyección, pero que no entra en los planes de Víctor Manuel Vucetich para el Torneo Guard1anes 2021.

Esta situación hace inevitable recordar cuando las Chivas negociaron la llegada de Rodolfo Pizarro y a cambio tuvieron que soltar al “Pocho” Guzmán, quien en ese momento no había debutado con el primer equipo y desde el 2015 ya estaba a préstamo con los Tuzos gracias a la observación del entonces técnico, Diego Alonso, sin embargo, en el 2020 cuando los tapatíos se percataron del talento que habían dejado ir, Pachuca se los vendió en alrededor de 10 millones de dólares.

Pero más tarde, con el tema de dopaje en el que incurrió Guzmán, tuvo que volver a Pachuca y se deshizo la compra, pero su talento ha vuelto a los primeros planos siendo parte del equipo que se quedó en las Semifinales del Torneo Guard1anes 2021, luego de varios meses suspendido y siempre recibiendo el respaldo de la directiva hidalguense.

La historia con Fernando Beltrán y Pachuca se repite 

Ahora con la posible salida de Fernando Beltrán a Pachuca, en caso de que se cierre la contratación de Aguirre, Chivas podría terminar acusando el mismo problema, pues el “Nene” tiene capacidad de sobra y si recibe continuidad, seguramente explotará al máximo sus cualidades, con lo cual tarde o temprano en el equipo rojiblanco se darán cuenta de lo que dejaron ir producto de su cantera.

Aunque algunas versiones apuntan a que la intención del Rebaño Sagrado es darle salida a Beltrán, con un préstamo sin opción a comprar, sin embargo, este fue el mismo proceso que se hizo con Guzmán en el 2015, quien meses después pasó a formar parte de la institución de manera administrativa.