Isaac Brizuela es una de las voces más autorizadas para hablar sobre lo que ocurre al interior del Club Guadalajara y por ello reconoció la importancia de salir a ganar el viernes ante Mazatlán para adjudicarse el boleto al Repechaje, aunque advirtió que ni logrando la calificación salvarían la mala imagen que han dejado a lo largo de la campaña plagada de irregularidad.

El “Conejo” manifestó que no hay tiempo para lamentaciones en busca de cumplir con el objetivo de meterse a la Reclasificación, pues un triunfo sobre Mazatlán el próximo viernes los colocaría en la siguiente fase de la campaña, a pesar de que han dejado escapar muchas posibilidades de asegurar su pase desde hace varios duelos, donde incluso pudieron colocarse entre los cuatro primeros.

 

"Lo que hicimos mal no se puede corregir, pero el estar en esta situación, saber que ganando prácticamente podemos estar en repechaje. Pero llegar a repechaje no salvaría y si se llega a esas instancias (debemos) mostrar más compromiso, más garra y saber que es una oportunidad única para la manera en que se generó el repechaje”, apuntó Brizuela en entrevista para Marca Claro.

Descarta problemas en el vestidor de Chivas

Por otro lado, Brizuela descartó que existan diferencias entre los jugadores rojiblancos en el vestidor como muchas veces se ha especulado a lo largo del torneo, por el contrario, considera que hay mucha inocencia: "Es simplemente confiar en el potencial que tenemos cada uno como jugador. Porque entrenamos de muy buena manera, hay muy buen ambiente, no hay envidias. Los que dicen que el vestidor está roto, la verdad es que tenemos un grupo demasiado noble; a veces hasta te puede perjudicar eso, que no haya ni siquiera pequeños roces o la calentura de un entrenamiento porque la verdad somos muy buenas personas y eso habla del gran equipo que se ha formado”, explicó el “Cone”.

 

 

No sabe por qué no se dan los buenos resultados

“Tratas de ser un buen compañero; ves cómo trabajan los demás y te das cuenta de que existe un gran grupo. A veces te vas de un encuentro sin ni siquiera tener un punto a tu favor y eso es difícil asimilarlo. Tenemos que manejar la situación en la que estamos, sabemos que la afición está molesta y simplemente dar la cara. Sabemos que tenemos esta oportunidad de oro, ganando y estando en repechaje”.